Idas y venidas

Desolaciones: Tú.

Ansiedad.

Me pregunto qué debe sentirse con el cañón en la garganta.

Sonríes y enlazas la mano que siempre me negaste.

No sé si tengo cojones para ello.

¡Debe ser tan injusto dejarlos aquí, creando vacíos de dolor!

El monstruo agudiza sus formas expandiendo sus brazos de acero y cemento.

Nadie se explica lo que no quieren saber.

¿Cómo puedes nacer de entre los brotes verdes?

Liberadlos, serviles, del primer llanto.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s