Felicidad

Camino aferrándome al abrigo, aletargado aún de otra noche de escaso descanso.

Es curioso como el tiempo pasa. Deben haber pasado…¿cuánto?¿cinco años?

Ahora el tiempo pasa como una tortura, punzadas clavándose en el rostro, en los labios, en las encías, en los ojos; alma y cuerpo retorcidos por una gigantesca mano de un ser invisible irracional y malvadamente cruel.

Camino, mientras la mano se cierra de nuevo, presionando las vísceras. Maldigo entre lágrimas. Mientras, mi yo es despedazado por tus sonrisas ensangrentadas, ávidas de otro canibalismo.

“Quiero ser feliz” me dijiste, “tu tumba está preparada”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s